Navegando por
Etiqueta: tradiciones

La lucha canaria, muy cercana a la leonesa

La lucha canaria, muy cercana a la leonesa

La lucha canaria proviene de la historia de los guanches, los primeros nativos conocidos de las Islas Canarias, quienes probablemente lo trajeron del norte de África; a causa de existir un contacto limitado
entre las islas, cada una de ellas desarrolló diferentes reglas. En 1420, poco después de la conquista española, Alvar García de Santa María fue el primero en recopilar las técnicas de lucha, incluyendo el uso de árbitros, u “hombres de honor”; sólo algunas de estas primeras reglas y técnicas han sobrevivido hasta la época moderna. Después de la conquista, este tipo de lucha se convirtió en parte del folklore de las islas, realizándose sólo en celebraciones o fiestas populares.

Las reglas se establecieron por primera vez en 1872, por lo que es uno de los primeros tipos de lucha en ser definidos.  En la década de 1940 se formaron varias federaciones provinciales, que llevaron a la Federación Española de Lucha en 1984. Los combates de lucha se realizan en círculos de arena, así que generalmente las competiciones se celebran al aire libre, casi siempre retransmitidas por las televisiones locales.

Sus reglas son bastante simples, como suele ocurrirles a este tipo de luchas tradicionales. Los luchadores comienzan en medio de un circulo de arena, llamado «terrero«. El objetivo es hacer que el oponente toque la arena con cualquier parte de su cuerpo, excepto los pies. Para conseguir esto, usan diferentes técnicas llamadas «mañas» para conseguir que el contrario pierda el equilibrio. Se necesitan dos caídas del contrincante para ganar  un combate. El partido termina cuando todos los miembros de un equipo han sido derrotados.

Las «mañas» pueden dividirse en tres grupos:

  • Agarre: El luchador puede agarrar cualquier parte del cuerpo del oponente para tratar de desequilibrarlo y
    derribarlo.
  •  Bloqueo: El luchador puede bloquear un movimiento de su oponente y usar su fuerza para desequilibrar a su adversario.
  • Desvío:  El luchador puede mover su cuerpo para desviar un movimiento de su oponente, y usar la fuerza del contrario para desestabilizarlo.
Lucha leonesa, made in spain

Lucha leonesa, made in spain

Desde junio de 2017, la lucha leonesa fue declarada Patrimonio de la Humanidad; y es que, como su propio nombre indica, este tipo de lucha se ha convertido en una tradición y ha sobrevivido precisamente porque sus directrices y técnicas han ido pasando de padres a hijos.  Se considera uno de los deportes de combate más antiguos de España, con orígenes en la era prerromana y que aún conserva sus rasgos guerreros y rurales; en la provincia de León, de donde deriva su nombre precisamente, es considerado parte del folklore tradicional.  Mantiene una fuerte afinidad con las otras luchas tradicionales que se extienden por toda Europa, Asia … En la práctica, la conservación y la supervivencia han destacado el papel de las comunidades rurales, especialmente de los pastores, de la presencia y la cultura tradicional en las montañas.

Tradicionalmente lo practicaban los hombres, pero recientemente se ha incorporado a las mujeres a la competencia. Las reglas son simples: los oponentes comienzan la pelea con un agarre establecido en el cinturón y luego realizan sus técnicas o «mañas». Si el oponente cae de sus rodillas a su cuello, es una caída completa, y será recompensado con un punto completo. Al revés, cuando el oponente cae a sus lados o disminuye completamente el agarre en el cinturón, el puntaje sería de un medio punto. La suma de estas puntuaciones constituirá una victoria.  Como  se puede ver, la gran mayoría de las artes marciales tradicionales tienen un lenguaje común y particular asociado con la vida de las personas, como «mañas, tranque, garabito, cabrilada, tranca de la gocha …», que conecta el deporte con la cultura popular.

La lucha leonesa, tambien conocida como Aluche,  es el único deporte de lucha vivo en la Península Ibérica de todas las formas de lucha que existió hasta este siglo, como la lucha de la cruz (Salamanca), vueltas o marañas (Muga de Sayago-Zamora). ), engarrucha y aluches (Cantabria), loita (Galicia), luchas o trinchas (Zamora), galholfa (norte de Portugal), baltu (Asturias), válvula (Concejo de la Lomba – León), valtío o aluchas (La Cepeda – León ), y lucha del Roncal (Pirineos).