Navegando por
Etiqueta: lucha libre

La lucha y su repercusión en la sociedad

La lucha y su repercusión en la sociedad

Siempre es una pena que el mundo del deporte se vea asaltado por los dimes y diretes que se desarrollan en el resto de la sociedad; no es que yo piense que los deportistas deban vivir la margen de los avatares diarios del mundo que nos rodea, pero sí tendríamos que saber dejar aparte estos problemas y controversias fuera de las competiciones, en las que se supone uno se enfrenta a un rival en igualdad de condiciones y con unas reglas reguladoras, que hacen que en la teoría sólo gane el mejor (cosa que no suele funcionar en otros ámbitos, aunque por supuesto sería lo más justo).

Como puedes imaginar, esto va de un poco de discriminación por géneros, aunque no es algo que pase solamente en el mundo de la lucha si a deportes nos referimos; sin embargo, en este sentido concreto, crea bastante controversia, ya que hay defensores y detractores al mismo tiempo de que este tipo de deporte lo practiquen las mujeres. Unos y otros dan razones, y aunque los prejuicios no dejan de aparecer en ella, la verdad es que ambos bandos intentan dar razones, esperando convencer a los de la opinión contraria. Lucha femenina sí, o lucha femenina no, ese es el dilema; y si nos decidimos por lo primero, ¿debe ser mixta, o solamente para mujeres?, ¿las reglas y puntajes serían los mismo, o habría que modificarlos? Todo puede convertirse en un caos.

Pero incluso podría complicarse más si nos lo proponemos, y de hecho nos lo hemos propuesto. Porque, pensando que la lucha puede ser un deporte exclusivo para hombres, ¿que pasaría con los luchadores homosexuales? Sí amigos, como en cualquier otra disciplina deportiva, los gays también han hecho su aportación a los diferentes tipos de lucha, algunos con verdadero éxito e incluso habiendo marcado tendencia con su estilo. Claro, la gran mayoría tarda en salir del armario, si es que alguna vez se deciden a hacerlo, y hay mucha gente a la que no les cabe en la cabeza que un tipo con músculos, cuerpo flexible y habilidoso a la hora de hacer movimientos extraños e incluso dar dos hostias bien dadas, sea maricón; acaban señalados e incluso en muchos casos insultados, y es que no es fácil imaginarlos gays en pleno aluvión de golpes en una competición.

Pero como lo cortés no quita lo valiente, como dicen por ahí, sería mucho más fácil si nos dedicáramos de vez en cuando a ver sexo gay casero. En este tipo de material porno, dígase fotos o vídeos xxx, pronto te darás cuenta de que los actores se alejan totalmente de la imagen que tenemos de un “mariposón”; de hecho, con los cuidados físicos que los hombres se prodigan a día de hoy, se podría decir que tienen verdadera pinta de luchadores, y que incluso entre el porno homosexual gusta eso del rol de dominante y dominado. Por supuesto, eso lo comprobaremos si tenemos la suerte de ver pornografía gay que esté inspirada en la lucha libre, una categoría que además suele gustar bastante; y seguramente que la única forma de saber que esos luchadores son homosexuales, es que al final el ganador recibe su premio en forma de carne: la del rabo que el otro tienen entre las piernas.

Así que, realmente, no sé muy bien cuál prejuicio sería peor para la lucha en este momento: si que las mujeres puedan practicarla, cosa que por otra parte ya hacen, o que se considere que sólo los machos muy machos puedan hacerlo también. Desde luego, como sociedad no estamos libres de ellos, y si tenemos que elegir uno de los dos como el peor, la verdad, no tengo muy claro cuál sería.